Test FEDEPE Teresa Palahí: “La participación social de la mujer es fundamental para la viabilidad de las Políticas de Igualdad”

Test FEDEPE Teresa Palahí

Teresa Palahí ha sido secretaria general de la fundación Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) desde 1988 a 2021. Actualmente participa como consejera en la Fundación CERMI Mujeres y CERMI Estatal.

Ha sido reconocida como una de las 25 mujeres más influyentes de España por su trabajo para fomentar la igualdad y erradicar la discriminación contra la discapacidad

¿Qué piensa del movimiento asociativo de la mujer en defensa de la igualdad? ¿Es necesario que la mujer se una y cree espacios comunes para tener más fuerza? 

La participación social de la mujer es fundamental para la viabilidad de las Políticas de Igualdad de oportunidades en todas sus facetas de diseño, difusión, implementación, revisión y evaluación, por lo que es preciso crear y favorecer los procesos de colaboración, espacios y canales desde los cuales las asociaciones pueden realizar:

– Actuaciones de cooperación, interlocución e intercambio con las Administraciones en la planificación, gestión y evaluación de la Política de Igualdad. 

– Acciones que garanticen la información al conjunto de personas que constituyen sus asociaciones y a la sociedad en materia de igualdad.

– Asumir su papel generador de cambios, no reproductor de un sistema sexista en la toma de decisiones, educador y difusor de prácticas igualitarias.

Es necesario que la mujer cree espacios comunes para tener más fuerza.

¿Se ha encontrado con algunas barreras por el hecho de ser mujer a lo largo de su carrera profesional? ¿Qué estrategias cree que deben seguir otras mujeres para llegar a las metas más altas?

Si, claramente sí. Lamentablemente las barreras todavía persisten. En líneas generales, las mujeres tenemos mayores dificultades para significarnos, para asumir y ejercer puestos que supongan toma de decisiones. Todo ello fruto de situaciones de desigualdad excluyente en una sociedad que continúa, afortunadamente, persiguiendo la inclusión como modelo social. 

En distintos momentos de mi carrera profesional me he encontrado barreras internas, como el clima organizacional o las políticas de promoción, de cada organización; y barreras externas, como la cultura patriarcal o el escaso desarrollo del mercado laboral, que generan el techo de cristal del que tanto se habla.

En mi opinión, entre las estrategias que pueden seguir las mujeres para romper con la hegemonía masculina se encuentra, en primer lugar, identificar y superar, a través de la corresponsabilidad, los roles de género tradicionalmente atribuidos a la mujer.

¿Cuáles han sido sus referentes en su vida profesional?

Mujeres como Helen Keler, Ana Sulivan, Michelle Bachelet, Ángela Merkel,  María Teresa Fernández de la Vega, Manuela Carmena o Beatriz Corredor Sierra. Todas ellas inclinadas a la defensa de políticas feministas. Aunque sus principales aportaciones a la sociedad han ido en distintas direcciones, les une su actitud crítica ante el poder tradicional, su avance personal e individual desde la autonomía y el empoderamiento; su potencial de generar conciencia sobre el papel de la mujer en el momento contemporáneo y futuro, inspirando la necesidad de replantear la jerarquización de los valores sociales-culturales-económicos-laborales, casi siempre diseñados por hombres.

¿Percibe retrocesos en materia de igualdad a consecuencia de la pandemia, que, según distintos organismos nacionales e internacionales, ha agravado las brechas de género? 

 

Es evidente que sí, lamentablemente esta situación de retroceso se está produciendo y el Parlamento Europeo, tras examinar el impacto de la pandemia de COVID-19 en las mujeres, propone garantizar la protección de las mujeres durante y después del trance sanitario, con especial atención a las víctimas de violencia de género, atender las consecuencias que en mayor grado sufren las mujeres por la crisis económica, que incide en una mayor desigualdad entre hombres y mujeres y reforzar la estrategia para la igualdad de género 2020-2025 presentada por la Comisión, aunque actualmente se encuentra en fase de concreción.

 

En relación a las mujeres con discapacidad, según ODISMET, Observatorio sobre discapacidad y mercado de trabajo en España de Fundación ONCE, las mujeres suman 11 puntos menos en su porcentaje de contratos, respecto al año anterior, tras siete años consecutivos de crecimiento.

A su juicio, y teniendo en cuenta el impacto de la crisis, ¿qué necesitamos en estos momentos para conseguir la igualdad de género real? ¿Qué cree que habría que reformar, cambiar o adaptar de manera urgente? 

Si atendemos a la meta, que ya se recoge en la Estrategia Europea para la Igualdad de Género, las mujeres, los hombres, los niños y las niñas, en toda su diversidad, deben disponer de libertad para seguir el camino que elijan en la vida, gocen de las mismas oportunidades para prosperar y puedan conformar y dirigir por igual la sociedad europea en la que vivimos.

Los objetivos fundamentales que debemos priorizar con urgencia desde la interseccionalidad son: poner fin a la violencia de género, combatir los estereotipos de género, colmar las brechas de género en el mercado de trabajo, lograr la participación en pie de igualdad en los distintos sectores de la economía, abordar la brecha salarial y de pensiones entre hombres y mujeres, reducir la brecha de género en las responsabilidades asistenciales y alcanzar el equilibrio entre mujeres y hombres en la toma de decisiones y la actividad política.

Subvencionado por:
 
Patrocinadores:  
Socios corporativos:            

Los nombres, marcas comerciales, logotipos y símbolos son marcas comerciales propiedad de sus respectivas compañías.

Aviso legal. El uso de este sitio web constituye la aceptación de la Política de Privacidad.

Política de cookies

CONTACTA CON NOSOTROS

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?