TEST FEDEPE A MARÍA SAINZ: «SIEMPRE TUVE UNA BRÚJULA EN LA PALABRA `EQUAL´»

 

  • La entrega del mes de agosto de nuestro Test FEDEPE #MujeresLiderando la protagoniza la doctora María Sainz, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y Premio FEDEPE Mujer Directiva en 1997. Con ella hablamos de mujeres, liderazgo e igualdad. 

FEDEPE. -¿Qué piensa del movimiento asociativo de la mujer en defensa de la igualdad? ¿Es necesario que la mujer se una y cree espacios comunes para tener más fuerza?

María Sainz.- Es lo mejor de las diversas teorías del Feminismo, porque es la PRAXIS. Cuando a una mujer se la trata de forma diferente, por el simple hecho biológico de ser mujer y no varón, comienza a preguntarse ¿por qué? Esa toma de conciencia puede comenzar en la familia desde muy niña. En la sociedad, porque su palabra no es escuchada ni atendida, desde la escuela hasta la universidad. En la vida laboral porque su trabajo no está valorado o remunerado suficientemente como el del varón, por el mismo trabajo o perfil profesional. Y no digamos si decide ser madre queriendo tener las mismas oportunidades profesionales, directivas o empresariales. Ahí es cuando toma conciencia bien rápido de las diferencias, no solo por las escasas ayudas sino porque tiene que pedir el apoyo familiar o tener una economía saneada para pagar las necesidades de la crianza. Y aún teniendo un soporte económico quizás tenga que aguantar el escrutinio familiar o social de su papel como madre.
Siempre las mujeres han necesitado de esas ayudas, aunque no se hayan expresado de forma tan rotunda como hasta ahora. Por ello, hoy prevalece la necesidad social de unirse a las OTRAS MUJERES. Primero para conocer los problemas comunes. Segundo para objetivarlos en su justa medida y tercero para extraer las fuerzas necesarias con las experiencias comunes y así sentirse más autoeficiente, autónoma y más empoderada para seguir con los objetivos que se ha marcado en la vida.

F. -¿Se ha encontrado con algunas barreras por el hecho de ser mujer a lo largo de su carrera profesional? ¿Qué estrategias cree que deben seguir otras mujeres para llegar a las metas más altas?

M.S.-Espontáneamente se suele decir que NO hemos tenido barreras, cuando se habla con algunas mujeres profesionales o directivas. Y en parte es verdad, porque hemos tenido la suerte de nacer en una familia con la economía saneada, donde la educación y la formación académica era un valor que nos sirvió como crecimiento personal. Pero en cuanto comparamos nuestra vida profesional, y competimos social y laboralmente tropezamos con muros, muchas veces explícitos, que nos “invitan” continuamente a no seguir adelante.
Mi estrategia profesional, y como directiva , se ha basado en tener muchas tácticas. Utilizar las tácticas y herramientas aprendidas de muchas personas y reconocer el valor, así como las experiencias de otras mujeres. Aprender de los demás y buscar aquello que fuera útil y efectivo para los objetivos. Tener siempre objetivos loables y socialmente responsables. Pero también, por ejemplo, no perder el tiempo con personas que solo saben quejarse de las dificultades por el temor al cambio. Que no saben hacer autocrítica, que no saben apoyar el trabajo colaborativo, y que su criticismo lo confunden con sinceridad.

F. – ¿Cuáles han sido sus referentes en su vida profesional?

M.S.-Los primeros referentes utópicos fueron mi padre y mi madre. Por él, como médico forense, estudié Medicina. Por mi madre, como pintora, enfermera y madre de nueve hijos en aquellos años oscuros del franquismo, que me demostró su fuerza creativa, intelectual y moral. Aunque tardé varios años en darme cuenta, siempre supe que me apoyarían en toda mi trayectoria profesional y social, aunque no vivieron para conocerla.
Tengo que decir que en mi vida profesional de más de cuarenta años no he tenido muchos referentes, aunque si grandes e importantes apoyos como fueron algunos de mis maestros en Medicina como los profesores D. Pedro Laín Entralgo;  Dr. Diego Gracia; Dra. Pilar Nájera; Dr. Juan Bosch-Marín (Presidente de UNICEF) y la Dra. Maria Antonia Modolo (Perugia-Italia). En mi trayectoria como investigadora tuve un gran valedor internacional como el profesor Federico Mayor Zaragoza (Ministro de Educación y Director General de la UNESCO). Y en mi capacitación de la gestión fueron el Dr. José Fereres, Juan José Equiza y José Soto (Directores y Gerentes del Hospital Clínico San Carlos de Madrid). Y en mi capacitación directiva y social tuve grandes maestras como Dolors Renau (Directora General de Protección del Menor) y Matilde Fernández (Ministra de Asuntos Sociales e Igualdad).

F.- ¿Percibe cambios en su actividad profesional, en materia de igualdad, con respecto a los últimos años?

M.S.-Sí, lo he vivido. He trabajado social y políticamente a través de las organizaciones de mujeres para hacer posible esa igualdad. Hubo todo un trabajo previo de las organizaciones de las mujeres liderado por una mujer excepcional como Soledad Murillo, profesora titular de Sociología de la Universidad de Salamanca y entonces Secretaria General de Políticas de Igualdad. Se aprobaron importantes leyes en el Parlamento español, que incidían especialmente en la calidad de vida de las mujeres, a propuesta del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero desde el 2004 al 2011, sobre la Violencia de Género, sobre la Dependencia y la Autonomía Personal, sobre los Derechos de Igualdad de trato entre hombres y mujeres, sobre Salud Sexual y Reproductiva y sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo, así como la ley General de la Salud Pública. Estas leyes , entre otras muchas, han cambiado nuestra visión del mundo.

Poder analizar los avances o los retrocesos cuando se tienen Observatorios Globales de igualdad, de Violencia, de Salud etc., nos ayudan, tanto a las personas físicas como a las entidades jurídicas, a poder exigir los cumplimientos aprobados en nuestras leyes y en las firmas de los Tratados Internacionales (ONU Mujeres, Tratado de Estambul, etc.).
Siempre tuve una brújula en la palabra “QUAL”. Es una pregunta constante, muy personal porque que la traduje como la fuerza, la autonomía personal y hasta el dolor físico o moral por lo que se hace algo en la vida. Me ha sido muy útil. He podido fomentar organizaciones y fundaciones en favor de la educación para la salud y promoción de la salud. Pueden llenar toda una vida de ilusiones, programas y proyectos para favorecer la igualdad y el bienestar social.

 F.- A su juicio, ¿qué necesitamos en estos momentos para conseguir la igualdad de género real? ¿Qué cree que habría que reformar, cambiar o adaptar de manera urgente?

M.S.-Todas nos sentimos, en primer lugar, que hemos alcanzado la Igualdad Jurídica, y eso es muy importante recordar, reconocer y proteger. Muchos países y muchas mujeres en el mundo siguen sufriendo esos malos tratos, esas diferencias abismales de forma impune. Y mientras no consigamos que en todo el mundo exista la igualdad jurídica ninguna mujer del planeta podrá sentirse segura.
Ahora bien, precisamente porque hemos avanzado tanto tenemos que hacer que todo lo conseguido en lo legal sea también trasladado en el día a día para vivirlo como real.
Todas sabemos que la vida individual, familiar y social es un gran poliedro de mil caras. La educación igualitaria, desde la infancia hasta la madurez, la sociedad cambiante como libre pensadora, basada en el humanismo científico y en los derechos laborales conseguidos según mérito y capacidad son las mejores líneas de trabajo constante para conseguir vivir la igualdad de derechos.
Y de forma urgente está el no perder ninguno de los derechos conseguidos a través de las leyes y trabajar por ello, PARA NO RETROCEDER.

Sobre FEDEPE

La Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) es una Federación de Asociaciones, sin ánimo de lucro, cuyos orígenes se remontan a 1987, que agrupa a las mujeres empresarias, directivas y profesionales de todos los sectores empresariales y de la Administración Pública, y tiene como finalidad ofrecer un espacio de estudio, reflexión, debate, formación y apoyo idóneos para estimular el desarrollo de las carreras profesionales de las mujeres, así como también su acceso a puestos de dirección y responsabilidad profesional en un plano de absoluta igualdad, potenciando de diferentes maneras su promoción y visibilidad tanto a nivel personal como colectivo. FEDEPE es Entidad de Utilidad Pública y órgano consultivo del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de las Naciones Unidas.

Subvencionado por:
 
Patrocinadores:  
Socios corporativos:            

Los nombres, marcas comerciales, logotipos y símbolos son marcas comerciales propiedad de sus respectivas compañías.

Aviso legal. El uso de este sitio web constituye la aceptación de la Política de Privacidad.

Política de cookies

CONTACTA CON NOSOTROS

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?