Dedicamos nuestro cuarto capítulo del blog Evoluciona X: Jugando para Ganar a la adaptación al cambio, eso que tanto nos preguntan en las entrevistas de trabajo. Empezamos.

“Nadie se baña en el río dos veces porque todo cambia en el río y en el que se baña”. (Heráclito)

La vida está llena de cambios, algunos pequeños, casi imperceptibles, que no varían nuestro día a día; otros, importantes, que nos sacuden de arriba abajo y unos pocos, traumáticos, que marcan un antes y un después.
En la vida de todas y cada una de nosotras hay dos certezas: la primera es que tarde o temprano nos moriremos. La segunda es que vivimos en permanente cambio. Por tanto, queramos o no queramos el cambio es algo inevitable y una constante en nuestra vida.

La cuestión es qué actitud manifestamos ante los cambios que aparezcan en nuestras vidas. Es lo que va a resultar determinante. Se trata de transitar por ellos y conseguir adaptarnos a eso que ahora está tan de actualidad, las “nuevas realidades”.

Por tanto, la gran noticia es que depende única y exclusivamente de nosotras como nos tomemos los cambios, aunque creamos lo contrario.
Nuestra coach Maribel nos explica que “al ser humano le cuestan los cambios por naturaleza. Nuestro cerebro, por lo general, prefiere la estabilidad y lo que conoce. Nos cuesta un triunfo salir de nuestra zona de confort. Supongo que estamos diseñados así. Pero más allá del diseño, todos y todas tenemos inteligencia y con ella, la capacidad de aprender, de entender y de crecer ¡aprovechémosla!”.

Para la mayoría de las personas, cambiar es muy difícil.
Vivimos aferrados a lo que conocemos, porque eso nos da seguridad.
Tener el control de lo que nos rodea es muy importante para nosotras, porque supone que nos sentimos preparadas para sobrevivir.

En cambio, lo que os hace crecer y evolucionar es precisamente experimentar situaciones que nos dan miedo, que las sentimos adversas, que escapan a nuestro control.

Adentrarnos en este tipo de experiencias nos brinda la oportunidad de conocer y aprovechar muchos recursos que ni siquiera sabemos que tenemos, pero que están ahí. Sumergirnos en el cambio supone crecimiento, nos hace ganar sabiduría.

Pero… ¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo superamos nuestros miedos y nuestros bloqueos?

Maribel nos da las claves:

“La fórmula tiene que ver con la actitud de querer aprender, mirar y desarrollar todo aquello que nos da vida y que entraña una oportunidad de bienestar y felicidad para nosotras mismas y para los demás. Esto lo conseguimos cuando nos conectamos con la aceptación, la positividad, la alegría, el entusiasmo, la flexibilidad, la esperanza, el optimismo…”.
Nuestra coach insiste en que es nuestra actitud lo que determina todo. Porque estamos condicionados por las circunstancias, la educación que hemos recibido, nuestro entorno, nuestras experiencias, nuestro ADN…pero todo eso puede superarse con la actitud adecuada.

Cada una de nosotras elije cómo quiere encarar las dificultades que se nos presentan. Cuando optamos por actitudes empapadas de ese sesgo negativo que tendemos a tener para enfocarnos en todo aquello que nos genera preocupación, miedo, frustración, rabia, enfado, riesgo, alarma, resignación… es cuando es muy difícil adaptarse al cambio.
Nuestro primer paso para aprender es preguntarnos, con honestidad, cuánto queremos cambiar.

El segundo paso es esforzarte cada día para integrar nuevos hábitos y cambiar esa actitud frente a la vida.
Tenemos que estar muy atentas a nuestros pensamientos. Controlar nuestros miedos y nuestra negatividad y sustituirlos por otros sentimientos que nos impulsen a seguir y que no boicoteen nuestro propio desarrollo, personal y profesional.

Es todo un proceso de compromiso con nuestro aprendizaje y de desarrollo personal impresionante para obtener la mejor versión de nosotras mismas.
Precisamente, la adaptación al cambio es una de las cualidades más valoradas en las candidatas a un empleo en los procesos de selección.

Este año, todos estamos haciendo un máster vital y profesional por culpa de la pandemia. Muchas personas, sin embargo, no habrán aprendido nada. La pandemia se quedará en el recuerdo, como un episodio oscuro de sus vidas, para olvidar.

Otras muchas personas, en cambio, sí habrán aprendido muchas e importantes lecciones de vida. La diferencia estará en cómo hayamos decidido “jugar” este difícil partido que nos ha “regalado” la vida.
Podemos haber elegido no jugar (desde la rabia, la frustración, el enfado y la impotencia); solo jugar (desde la resignación, el conformismo y la apatía); jugar para no perder (desde el miedo, la angustia y la preocupación) o jugar para ganar (desde la esperanza, la aceptación, el coraje, el entusiasmo y la confianza).

Y tú, ¿Cómo eliges enfrentarte a los cambios? ¿Jugamos para ganar?

Para leer


Libro en biblioteca con libro de texto abierto. Foto gratis

“Aprenda optimismo» de Martin  Selligman

«Cuestión de confianza» de Dr. Russ Harris

-“El monje que vendió su ferrari» de    Robin S. Sharma

 

 

Para ver

Cine. - Las 7 artes mayores

 

-“Gambito de dama» de Scott Frank y Allan Scott

-“Un nuevo comienzo» , dirigida por Miguel Jiménez

Subvencionado por:
 
Patrocinadores:  
Socios corporativos:            

Los nombres, marcas comerciales, logotipos y símbolos son marcas comerciales propiedad de sus respectivas compañías.

Aviso legal. El uso de este sitio web constituye la aceptación de la Política de Privacidad.

Política de cookies

CONTACTA CON NOSOTROS

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?